¿ProfeAlba? Esta es una pregunta que much@s de vosotros me hacéis a diario en mis redes sociales, indagando cuál es mi identidad real y por ello, no quiero dejar a nadie con la intriga.

Tras ProfeAlba se esconde Alba Barral. Una maestra de infantil que busca la innovación en educación y que lleva en sus manos siempre un libro.

Una pequeña morena, de pelo rizado y con una sonrisa siempre en la cara. Llegué al mundo un 25 de Septiembre de 1995 en Lugo, una pequeña ciudad de Galicia. Con ese otoño gallego que esconde frío y calor, crecí entre cuentos en los brazos de papá y con muchos sueños por cumplir.

Entré en infantil en 1998 donde conocí a mi referente, Profe Pili; una gran mujer que me descubrió un mundo nuevo que sería, en un futuro, mi propio mundo: la educación infantil.

Convertí esos sueños en realidades con los atrapasueños sobre la cama y las brujas como compañeras fieles. Abrazaba cuentos en cada fecha especial hasta hacerlos parte imprescindible de mi vida.

Pasito a pasito llegué a una meta que celebré con mi título de maestra en mano, exactamente en 2017. Con grandes personas a mi alrededor que nunca soltaron mi mano y con una gran estrella en el cielo que me protege cada día, ahora me encuentro detrás de este blog para mostraros una de mis grandes pasiones: escribir. Todo lo que hago, siempre va acompañado de cariño y pasión, eso que solemos llamar vocación, pero también acompañada de esa familia y amigos que jamás nos dejan caer sin una mano a la que agarrarnos.

Hace poco empecé a sumergirme en las oposiciones, esa gran carrera de fondo, que combino con trabajar en lo que me gusta: el mundo de los niñ@s.

Poco más tengo que contaros que ya no os haya dicho o hayáis descubierto vosotros mismos en mis redes; sueño con seguir celebrando victorias, con llenar mis estanterías de libros infantiles (también alguno cuyas temáticas sean diferentes a los cuentos) y con cambiar, aunque sea a pequeños golpecitos, este mundo educativo actual que tantos  cambios necesita.

Ahora si me quiero despedir con algo bonito, pero no sin antes contaros que además de escribir adoro contar; poner voz a cuentos que hagan felices a los niños y transmitan los valores necesarios para convertirlos en grandes personas en su futuro.

Gracias por leerme, por seguirme y por ayudarme a seguir volando. No sería nada sin vosotros, mis queridos lectores!

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo.

Benjamin Franklin